26 sept. 2015

IMM #4



In my mailbox es una sección que prácticamente todo el mundo conoce, pero para quién no, es una sección en la que os enseñaremos los libros que vamos adquiriendo durante el mes o por alguna ocasión especial. 

Hay veces que toca echar la vista atrás y pararse a pensar qué es lo que hemos hecho o, simplemente, rememorar los buenos momentos que hemos pasado hace unos días o hace unos meses. Esos momentos que te arrancan sonrisas y que te hacen sentirte nostálgico de esos recuerdos a los que ya no podrás volver a no ser que vuelvas la vista atrás.

Creo que este sentimiento no es algo que ocurra solamente con los buenos momentos o las vivencias de uno mismo. Muchas veces un simple libro puede hacernos sentir esa misma sensación. Basta una mirada a esa portada de un libro que te ha marcado para revivir en tu mente a sus personajes, su argumento y todas esas sonrisas arrancadas de manera furtiva y todos esos suspiros que tenías guardados en tu memoria literaria. 

Esto está genial pero... creo que el momento sublime tiene lugar cuando juntamos ambos fenómenos. Ese momento en el que un vistazo a un libro, no sólo te trae buenos recuerdos de sus páginas si no que, también te hacen revivir esos momentos que tú has asociado al libro, esas situaciones que ocurren en sus páginas con las que uno se siente identificado, esas conversaciones entre personajes que desearías tener tú en algún momento o, me confieso culpable, cuando te gusta un personaje tanto que llegas a pensar cómo sería si tú mismo vivieras dentro de la misma historia, ¿cambiarías el curso del libro o simplemente todo sucedería igual?¿Serías el malo o el bueno del libro?.

Hoy me toca a mi volver la vista atrás y rememorar momentos de libros y, de los que no he leído aún, simplemente recordar esa alegría de tener un libro nuevo entre las manos, un libro que llevabas tiempo esperando y que, al abrirlo, sientes como su olor embriagador llena tus pulmones y te revoluciona los sentidos. Hoy os traigo mi In my mailbox de verano.

Este verano ha sido, para mi, un verano marcado por clásicos de la literatura porque, al margen de los libros clásicos que he leído, la mitad de los que he adquirido son grandes de la literatura y claro, si al buen argumento le sumas unas ediciones preciosas como las de Penguin classics... ¿Cómo vas a resistirte a comprarlos? Los otro dos libros so un regalo de Nacho, sí sí, el rubio ese que anda perdido por París. Por mi cumpleaños me regaló estos dos libros que no sé cómo sabía que los quería y cuando los vi, me puse a dar saltitos de alegría, y no, no en sentido figurado sino saltitos reales por mi casa jajajaja.


Estas han sido mi adquisiciones de verano:
   ♥ Orgullo y prejuicio - Jane Austen
   ♥ Guerra y paz - Leov Tolstoi
   ♥ La profecía del cuervo - Maggie Stiefvater
   ♥ El gran Lord - Trudy Canavan


5 comentarios:

  1. Hola!!! que buenas adquisiciones!!!! me llaman sobre todo los dos clasicos y en especial Guerra y paz, tengo muchas ganas de empezar con el. Los otros tambien tienen muy buena pinta. Que disfrutes de estas lecturas.
    Por cierto, acabo de descubrir tu blog, y ya te sigo y te invito a visitar mi blog
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte por el blog! Guerra y paz es todo un clásico y tenía que hacerme sí o sí con él.

      Eliminar
  2. Las ediciones de Penguin son TAN bonitas que es casi imposible resistirse a ellas. Espero que hayas disfrutado de tus lecturas veraniegas^^

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Me encanta lo que has dicho al principio, a mí me pasa constantemente cuando estoy tirada en mi cama aburrida y de repente miro mi estantería. Voy deteniendo la mirada en determinados libros y enlazo el momento de mi vida en el que los leí, o determinados recuerdos que me transmiten... Y me parece tan mágico...
    En fin jajajaja me encantan tus adquisiciones, estoy deseando leer La profecía del cuervo :)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Quiero leer a Tolstoi, aunque no estoy segura de si empezar con Ana Karenina o con Guerra y Paz. Por suerte los tengo en casa, así que la cuestión está solo en elegir.
    Un besito y me quedo por aquí.¡Nos leemos!

    ResponderEliminar