19 sept. 2017

Reseña Drácula

DráculaTítulo: Drácula
Autor: Bram Stoker
Editorial: Anaya
Nº páginas: 432
Sinopsis:
Jonathan Harker, un joven agente inmobiliario, viaja a Transilvania para concluir unos trabajos en el castillo del conde Drácula. Harker se convierte en el prisionero del conde y va descubriendo, poco a poco, la naturaleza de su captor y su terrible propósito de viajar a Londres para extender su poder y crear otros seres de su misma especie.

Jonathan consigue huir del castillo y, una vez en Inglaterra, con ayuda de su esposa Mina, los doctores Seward y Van Helsing, y los valerosos Quincey P. Morris y Arthur Holmwood inicia una persecución para acabar con la existencia del sangriento vampiro.

Drácula de Bram Stoker ha sido siempre uno de los grandes clásicos que he querido leer; por las maravillas que siempre me han contado de su película original, por saber cómo fue la primera historia de vampiros de la historia y, porque soy la cabezona empeñada en leer todos los grandes clásicos de la literatura.

Con unos ingredientes así pensé que devoraría este libro, que la historia me cautivaría y que, además, al contar con una edición tan bonita la experiencia al leerlo sería completa. ¿Ha sido así? Sí y no.

Drácula tiene una buena historia, la de un misterioso Conde de Transilvania que desaparece durante el día y tiene largas conversaciones con Jonathan Harker por las noches. La historia tiene garra, te mantiene con la intriga, sin embargo, la forma de narrarla es lo que hace que el libro flaquee hasta el punto de poder llegar a aburrirte. Drácula está escrito a modo de diario por lo que, el lector va conociendo el desarrollo de la historia gracias a las narraciones en sus respectivos diarios de personajes como Mina Harker, Jonathan Harker, Van Helsing o el doctor Seward.

En un principio podrías pensar: "vale, una historia narrada a varias voces hará que la historia sea mucho más completa, o incluso más amena porque si no te cae bien un personaje siempre saltará a otro que puede caerte mejor". Bien, esto en una novela normal, con sus diálogos podría ocurrir pero en modo diario sigue ralentizando mucho la acción y no acaban de conectar todas las historias entre sí.

Por otro lado, ha habido algo que me ha puesto muy nerviosa, pero mucho mucho. Igual que en muchas películas de miedo, ha habido momentos en los que por cosas que leía estaba claro algo de lo que estaba pasando y los personajes no lo veían (ole mi manera críptica de describirlo para no hacer spoiler). Bien, esto es algo que me pone de los nervios, muy de los nervios, porque no entiendo cómopueden presentarte una serie de hechos que a tus ojos llevan a una conclusión más que obvia y los personajes sigan preguntándose por qué ocurren esas cosas. 

  Salvando estos dos pequeños obstáculos, he de decir que Drácula es una historia curiosa, entretenida, un clásico que ha dado lugar a muchos de los libros más vendidos de nuestro tiempo. Una novela que, si bien no es muy dinámica, no cuesta leerla porque el lenguaje y la manera de escribir (al menos de esta adaptación) es muy asequible y nada pomposo. 


Drácula es uno de esos clásicos que causa curiosidad, que uno quiere leer y que cuenta con una historia entretenida e interesante; sin embargo flaquea en el cómo, en su modo de narrar la historia, nada dinámica, haciendo así que este libro se quede en un quiero y no puedo.

1 comentario:

  1. hola Patricia, debo confesarte que tengo fácil 4 años con el libro de Drácula en el librero, y es que quiero leerlo pero siempre que lo hago me da mucho sueño, me da vergüenza admitirlo pero así es, me da sueño! siento que la historia no avanza, hace poco intenté de nuevo pero desistí, supongo que aún no es mi momento.

    Besos desde Cartas a Eliza!

    ResponderEliminar