8 feb. 2017

Reseña Hopeless

31421246
Título: Hopeless, tocando el cielo
Autor: Colleen Hoover
Editorial: Debolsillo
Nº páginas: 400
Sinopsis:En ocasiones, conocer la verdad resulta más doloroso que creer las mentiras...

Eso es lo que la joven Sky descubre cuando su camino se cruza con el de Dean Holder, un chico conflictivo que tiene la irritante habilidad de despertarle emociones que ni siquiera comprende. Es capaz de aterrorizarla, y al mismo tiempo cautivarla, con una simple mirada o un roce apenas perceptible.

Sky comienza a darse cuenta de que Dean atesora una importante pieza de su pasado; un pasado oculto, turbulento y borroso. Pero él no es consciente de que tiene la clave para desvelar un secreto que les unirá de un modo que jamás habrían imaginado.

Hay algunos libros que te dejan con una sensación extraña en el cuerpo cuando los lees o, simplemente, te generan tal cantidad de sensaciones y despiertan en ti tantos sentimientos encontrados que, llegados a este punto no sabes ni cómo empezar una reseña sobre ellos sin que parezca una lluvia de ideas inconexas y contradictorias entre sí.

Eso es lo que me ha pasado a mi con Hopeless, un libro sentimental por naturaleza. La verdad es que, además de despertar en mi tantas emociones, este libro ha sido para mi otra sorpresa inesperada, otro de esos libros que los coges para leer una historia ligera, desconectar de lecturas más densas con algo fresco y de repente ¡PUM! te encuentras con una historia que va mucho más allá de lo que tú te imaginabas y que tienes la necesidad de leer del tirón para saber cómo acaba.

La verdad es que este es el primer libro que leo de la autora y, si algo he de destacar de su estilo, es la sencillez y delicadeza de sus palabras. Me ha cautivado el encanto que consigue darle a las situaciones más cotidianas del libro. Cómo la descripción de una sonrisa puede hacerte a ti sonreír y hacer que un escalofrío recorra tu espina dorsal. Colleen Hoover nos crea una historia sensitiva de la que no puedes destacar nada en especial pero, que no sabes qué es lo que tiene realmente pero hace que te enamores de cada uno de los pasajes que lees en ella, como cuando ves a un hombre que no tiene nada en especial pero que te encanta y cuando te preguntan qué es no lo sabes decir con exactitud, solo sabes que no lo cambiarías por nada del mundo.

“Nunca lo olvidaré, porque tenías razón. Y sé que no intentabas darme una lección, pero lo hiciste. No todo me saldrá como yo quiero, y no todo el mundo tiene un final feliz. En la vida real hay momentos tristes, y hay que aprender a sobrellevarlos. Lo aceptaré con una dosis de tu indiferencia, y seguiré adelante.”

Las descripciones de las emociones y de los momentos más íntimos de Sky y Holder han sido la parte que más he disfrutado del libro. Son naturales, te erizan la piel al leerlas y hacen que por tu estómago corra ese gusanillo y que en tu cerebro se perfile la frase: "Yo quiero que me hagan eso a mi, que me miren así, que me besen así" Te hacen desear ser Sky, te hacen querer abrazar a Holder en sus momentos más duros... 

 “En el instante en que mis labios toquen los tuyos, será tu primer beso. Porque si nunca has sentido nada cuando te han besado, es que nadie te ha besado de verdad.”

Los personajes son siempre una parte importante a la hora de inclinar la balanza de una historia y decidir si te gusta o no. En este caso he amado y odiado a los protagonistas de Hopeless ¿por qué? Simple. He amado la torpeza de Sky, su franqueza y las meteduras de pata que comete por ser tan espontánea y actuar sin pensar mucho; con ella me he echado unas buenas risas y ¿sabéis por qué me las he echado muchas veces? Porque eran cosas que perfectamente podían haberme pasado a mi. Reconozco que tengo debilidad por los personajes que son naturales, que son como tú y como yo, que no están sobreactuados y, Sky es uno de ellos.

“Me gustaría pensar que la mayoría de las decisiones que he tomado a lo largo de mis diecisiete años de vida han sido sabias. Espero que la sabiduría se mida por peso, y que las pocas decisiones desacertadas pesen menos que las acertadas. Si es así, mañana tendré que tomar un montón de decisiones sabias, porque dejar que Grayson se cuele por la ventana de mi habitación por tercera vez en un mes, inclina mucho la balanza hacia el lado de los desaciertos."

Sin embargo, es en Holdere en quien tengo mis emociones encontradas. He adorado de él ese punto canalla que me ha recordado a muchos chicos que conozco. He adorado esa sonrisa ladeada cuando sabe que lleva el control de la situación, he adorado su intensidad y todas las primeras veces con Sky. Sin embargo, con él tengo que deciros que no he encontrado el mismo realismo que con Sky. Me ha sobrado de él ese punto excesivamente dulce que lo hacía hasta empalagoso, esos "cariño" que le susurraba a Sky sí, tengo un trauma con este tipo de diminutivos y ese "te consiento todo porque te quiero" No señores, eso sí que no. Hay ciertos límites que nadie puede cruzar o no tan alegremente ni aunque la persona que te pide que los cruces sea el amor de tu vida.

Quizá este sea el único punto negativo que le pondría a la novela. Por lo demás me ha parecido maravillosa. Otro de los puntos que me ha gustado de ella es el factor sorpresa con el que juega la autora. No quiero desvelar demasiado y fastidiaros la sorpresa, sólo puedo deciros que, Hopeless no será el libro rosa que esperabáis pues, al fin y al cabo, la vida misma nunca es de color de rosa.

Hopeless es una historia que no destaca por nada en concreto pero que te conquistará por todas y cada una de sus palabras. Una historia cotidiana, real como la vida misma, que a veces es divertida, a veces amarga, a veces dulce y a veces muy oscura. Una vida en la que cada persona es el mundo pero en la que, de una manera u otra encuentras a esa persona que se convierte en tu mundo por un minuto, un día o la vida entera, una persona que aunque pierdas, siempre será tuya por todas esas primeras veces que te hace vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario