2 ene. 2014

Reseña Hermosas Criaturas

Título: Hermosas criaturas
Título original: Beautiful Creatures
Saga: Dieciséis Lunas
Autor: Kami García & Margaret Stohl
Editorial: Espasa libros
Nº páginas: 472
ISBN: 9788467032239



Sinopsis

Gatlin, un rincón perdido del profundo sur americano, Ethan Wate lucha por vencer su aburrimiento, hasta que un día se encuentra con Lena Duchannes, literalmente, la chica de sus sueños... y de sus pesadillas. Lo que sigue es una inteligente y moderna fantasía, un cuento de amores contrariados con un oscuro y peligroso secreto. Hermosas Criaturas es un exquisito relato gótico que hechiza desde la primera página, sumergiendo al lector en un tenebroso mundo de magia y misterio.


Opinión personal

Ethan Wate es un chico normal del pequeño pueblecito de Gatlin, con sus amigos normales, su normal equipo de baloncesto, sus notas normales… Todo en la vida de Ethan es normal a excepción de sus sueños, podríamos definir los sueños de Ethan con cualquier palabra del diccionario que no sea normal. Una chica a la que nunca puede retener a su lado es la protagonista de éstos, una chica que siempre desaparece dejando a Ethan cada mañana al despertar embarrado o empapado, según cuál haya sido el escenario de sus sueños.


Si todo ésto os parece raro a vosotros, más lo será para Ethan Wate el día en el que aparece una chica nueva en el Jackson High; una chica esquiva a todos, de una belleza peculiar, pero sobre todo, una chica que resulta ser la sobrina de Macon Ravenwood, el hombre raro del pueblo. Sin embargo, para Ethan Wate, Lena Duchannes no es ninguna de esas cosas, Lena Duchannes es la chica de sus sueños o mejor dicho, de sus pesadillas.


No recuerdo bien quién me recomendó esta novela o si simplemente la compré por el secreto que escondía la portada, pero sin duda (a pesar de haberla tenido unos meses en la estantería sin ser mi máxima prioridad, cosa de la que me arrepiento) ha sido una buena compra.


La novela es de carácter fantástico, ya que nos cuenta la historia de la familia de Lena Duchannes, una familia de Casters (o brujos de toda la vida vaya). Para describirnos las habilidades de cada miembro de la familia, o de los Casters en general, las autoras utilizan constantemente una serie de términos distinto para cada habilidad, lo que para mí resulta demasiado complejo y snob; los términos aparecen al principio del libro con sus respectivas descripciones, lo cual ayuda, pero aún así recuerdo cuando empecé a leer cosas como Natural, iren, Cataclyst… y me dije ¿qué leches era cada cosa? Así que me tocaba volver cada dos por tres a la “página de las definiciones” para no perderme mucho. Considero que toda esta serie de términos le dan originalidad al libro, pero también resultan algo confusos a mi gusto.


Considero que otro de los puntos… no flacos pero sí que deja un poquito que desear, es la facilidad con la que Lena y Ethan se enamoran, resulta más que previsible desde la aparición de ésta en el libro, aunque no puedo criticar mucho este aspecto, ya que es sólo una apreciación y porque, al fin y al cabo, una ecuación amorosa con sólo dos protagonistas clave, tiene una única solución. En resumen, me hubiera gustado que Lena se lo pusiera algo más difícil a Ethan.


Ahora que me he pasado de criticona (jejeje) pasemos a ver los puntos fuertes de la novela que, sin duda, contrarrestan esos pequeños puntos flacos. ADORO (sí con mayúsculas y todo) cómo las autoras mantienen la tensión constantemente sobre el futuro incierto de Lena, un futuro que ni siquiera ella puede decidir y, el tiempo corre en su contra. Hay páginas en las que literalmente, me daban ganas de comerme las uñas viendo cómo el tiempo se agota y ninguno de los protagonistas parece encontrar una solución. TIC, TAC, TIC, TAC… ¿Será Lena una Caster Luminosa o por el contrario será llamada por la Oscuridad? El placer de descubrir este secreto, os le dejo a vosotros.

Otro de mis ingredientes favoritos del libro es lo bien perfilado que están los personajes, se le da la suficiente importancia a los personajes protagonistas, pero los personajes secundarios no están descuidados ni son inconexos, están bien definidos hasta el punto que puedes llegar a imaginártelos (no como en otras novelas, que a veces están para que los protagonistas no dialoguen ellos solos). Este es el caso de Amma, la “niñera” de Ethan, una mujer mayor super creyente y super practicante de la iglesia baptista de EEUU pero, curiosamente, también super supersticiosa hasta el punto, que es vidente en sus ratos libres. La novela se llena de tintes cómicos gracias a este personaje y a sus pequeños amuletos (como los huesecitos de pollo que colgó del ramillete del baile de Lena) o por la manera que tiene de tratar a Ethan, sobre todo con sus convincentes dotes para despertarle o para asustar a Link.

"- Aquí no pongas esa música tan alta, Wesley Jefferson Lincoln. No te creas que voy a dejar de llamar a tu madre para contarle lo que hiciste durante todo el verano cuando tenías nueve años.

Link se estremeció. No había mucha gente que le llamara por su nombre completo, salvo su madre y Amma.

- Sí, señora."
Y si el peronaje de Amma me encanta, qué decir del personaje de Macon Ravenwood. Macon Ravenwood es esa perfecta mezcla entre actor de la época dorada de Hollywood, viejo loco, maquiavélico e irónico, sobre todo, irónico. He de confesar que me gustó este personaje el día que recibió a Ethan en su mansión, pero también he de confesar que me enamoré de él el día que apareció por primera vez delante de todo el pueblo y creedme, esta aparición no pasó desapercibida, todo lo contrario, escandalizó los más respetables cimientos de todo Gatlin.


            “- […]¿Qué derecho tiene usted a meter baza en los asuntos de la localidad o de           nuestros hijos?
            - ¿Se refiere usted a esa colección de marionetas vestidas de… unicornios?- Macon señaló con un gesto a los Ángeles- Tendrán que perdonarme, muchachos, pero ando mal de la vista. [...] 

            - Seamos claros señor Ravenwood. Ni usted forma parte de este lugar ni hay lugar para usted en este pueblo, y está claro que tampoco para su sobrina. No creo que esté usted en posición de exigir nada.

La expresión del hombre cambió levemente mientras le daba vueltas a su anillo.
            -Aprecio su franqueza, señora Lincoln, y voy a intentar ser con usted tan sincero como usted lo ha sido conmigo. [...] Da la casualidad de que la finca ocupada por el hotel Southern Comfort es de mi propiedad. Su cierre sería un gran inconveniente para usted, ¿verdad señora Snow? Su esposo tendría que conducir mucho más para reunirse con esas señoritas tan amigas suyas y estoy seguro de que lo de llegar tarde a cenar va a convertirse en una costumbre. No podemos consentir eso, ¿a que no? “


 Y así podría seguir poniéndoos el resto de la cita, con la cuál yo me reí bastante al leerla en el libro, en definitiva señoras y señores, este es Macon Ravenwood.

Y con todo ésto me preguntaréis, ¿qué tiene de especial esta historia Patt?¿Por qué Lena no puede decidir ser luminosa u oscura cuando se ve claramente que es buena? Podéis parar de leer aquí y descubrir la respuesta vosotros mismos, o podéis seguir leyendo un poco más para que así, tengáis muchas ganas de empezar a leer. 

Un guardapelo de la Guerra de la Secesión esconde todas las respuestas a estas preguntas. Un guardapelo que hace más de cien años regaló Ethan Carter Wate a su amada Genevieve Duchannes… Un guardapelo que les mostró a Ethan y Lena la historia de amor de sus antepasados, una historia trágica, pero también una historia maldita.



2 comentarios:

  1. Qué dices, 5/5??????? Dios mío ajajajajaj Soy extraterrestre xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja leí tu reseña en el blog y vi que no te había gustado nada. Sin embargo no sé, a mi se me hizo muy fácil de leer y si bien estoy de acuerdo contigo con que la base de la historia es algo típica, reconozco que me enamoraron os flashbacks a la Guerra de Secesión y los giros que da la historia. En fin supongo que esta vez no estamos de acuerdo en una reseña jajaja

      Eliminar